sábado, 23 de noviembre de 2013

Paul Naschy, Carmen Sevilla y el Pegaso de Madrid

Hace tiempo, cuando empecé a profundizar en el tema de nuestra Pegaso, descubrí que habían varios "Santos Griales" perdidos en el tiempo. No así en la memoria de la historia. Que si el Bacalao, que si el Monocasco, que si este, que si el otro. Nombres y especímenes que desaparecieron cual Myotragus de nuestra fauna.
Este es el caso del Pegaso 5023 CL con carrozado de Ayats, del que sólo se construyeron una docena de unidades, y que cubrió la línea Colón - Aeropuerto de Barajas (Madrid). Un modelo ciertamente bello y que se diferenciaba entre el nutrido tráfico madrileño.
Pues bien, como es sabido por mis palabras en este blog, otra de mis aficiones es el cine. No es que sea un cinéfilo temático, pero si me decanto muchas veces por rarezas o curiosidades. En este punto recuerdo que España fue, desde mediados de los 60 hasta casi los 90 (que me corrijan los expertos), cuna de rodajes de películas de las llamadas "Serie B" incluso "TV movies" o similares. Aquí se venía y se rodaba una película en una semana y si sobraban días se hacía una "S" o una "X" directamente... Así, títulos de culto del cine de terror o de Ciencia Ficción, como "El Caballero del Dragón" (con Fernando Rey y Miguel Bosé), "Slugs, muerte Viscosa" (con Concha Cuetos) o "La invasión de los Zombies Atómicos" (con Francisco Rabal, Maria Rosaria Omaggio o Manolo Zarzo y de la que hablaremos en otra entrada), fueron rodadas en nuestra piel de toro.
Una de estas películas es "La Muerte de un Quinqui" en la que quizá sea de las mejores interpretaciones de Paul Naschy a pesar de que el título destripa el final de la película. En dicha película aparecen dos mitos eróticos de nuestro cine reciente: Carmen Sevilla (en otra gran interpretación) y Julia Saly (musa del cine de terror erótico). En los albores de la misma, descubrí a nuestro protagonista...





No les voy a engañar... Fue una gran alegría encontrarme este tan buscado espécimen en marcha. Una de las pocas grabaciones, quizá la única, que se conoce de este tan peculiar Pegaso.
Les invito a ver la película entera en las que el tópico de "españolada" se rompe para dejar paso a una película que, de haber tenido otra nacionalidad, posiblemente sería admirada por más público.
En breve, más "historia sobre ruedas".

No hay comentarios: