viernes, 3 de febrero de 2012

El Cochecito...

... leré...
Buenos días curiosos lectores. Hoy he hecho una buena compra en la red, compra que tiene relación con el mundo del motor. Una compra de esas raras y que cierran una cuenta pendiente pues era un artículo que iba tiempo tras él aunque no es del que vengo a hablar. Asi pues me he encontrado mirando vinilos añejos de los que escuchan mis padres.
Todos conocemos portádas de discos e imágenes de grupos y solistas con curiosos automóviles o grandes ejemplares. Lo que no es tán habitual es que sean grupos españoles... Pues uno de ellos es este:
Se trata de una explícita portada de un EP del grupo ceutí "The Brisks". Y digo explícita porque con una canción llamada "El Cochecito" es más que evidente que no podían sacar un "haiga" en su portada.
Al parecer este grupo fué pionero del panorama rock-beat en España pues fué de los primeros grupos en cantar canciones de "The Beatles" en español, caso por ejemplo del "All my loving" (nainonainoná, como dirían "Los Manolos").
Su momento fueron la década de los 60, sin que acabaran vivos de ella, de hecho este single es de 1965, aunque el "cochecito" está matriculado en febrero de 1958.
Para centrarnos en la temática del blog hemos de mirar al susodicho ejemplar, un precioso PTV 250.
Este vehículo es una de las maravillas de nuestra indusria automovilística. Fabricado entre 1956 y 1961 es uno de los microcoches más vendidos de nuestro país (por detrás del Biscuter, Gogomobil e Isetta). La empresa que lo fabricaba, AUSA, aún hoy existe gracias a su especialización en vehículos ligeros para construcción y obras públicas.
Al PTV, como a tantos otros microcoches, la llegada del Seat 600 les dió la puntilla para su extinción.
Hoy en día es un modelo escaso, cotizado y casi venerado. Con un Club a la altura de la belleza del mismo, no es extraño verlos en las revistas especializadas del mundo de los clásicos.
¿Curiosidades de esta portada? Pues que uno de los primeros destinos de The Brisks fué Barcelona (más allá de la ciudad africana) y el ejemplar sobre el que se hacinan los jovenzuelos está matriculado en la Ciudad Condal.
¿Otra curiosidad? Pues que los intermitentes del "bicho" son de su asesino, de un Seat 600 N.
Y como colofón, y como creo que debe ser, les dejo con el archivo sonoro de la canción a la que creo que acertaron con tán preciosa portada:
¿Seguirá vivo este ejemplar?
Saludos.-