jueves, 2 de junio de 2011

UMM...

... que rico! Con estas onomatopeyas parece que esté degustando un jugoso manjar, pero nada más lejos de la realidad, puesto que sólo sirven para presentarles una captura que llevaba tiempo pensando en hacer. Eso si, a tiro hecho. Se trata de un modelo esquivo y posiblemente de los últimos ejemplares de la zona en su estirpe: un UMM Alter.

La unidad inmortalizada es una unidad de las últimas series pero conserva las líneas definitorias de la marca UMM.
La historia de la União Metalo-Mecânica (UMM) y de su 4X4 nace a finales de los 70 cuando decide fabricar un proyecto del francés Bernard Cournil, cuyo idea de vehículo rural duraba ya varias décadas.
Desde estas épocas y hasta el 2004, los UMM han sido todo terrenos con un buen hueco en el mercado internacional.

Además de su presencia en su país de origen, Portugal, el UMM tuvo una buena aceptación en paises como Francia, Reino Unido o Angola. En menor medida llegaron unidades a España entre otros paises.

La presencia en España se mantuvo en base a ser un TT barato y de fama fiable. Sobretodo en las fronterizas tierras extremeñas (por ejemplo) tuvo una notable presencia.

El caso es que es un modelo ya raro de ver y esquivo. No es que sea un clásico (aunque sus primeras series bien pudieran serlo) pero su origen ibérico luso, su escasez en España o lo exótico de sus líneas; hacen de los UMM un modelo a guardar en la reserva de buenos vinos. ¿O no lo podemos extrapolar al DKW Munga o al Fiat Campagnola?