jueves, 19 de junio de 2008

La estrella de la carretera

Cuando uno se para a hablar de una marca mítica es probable que le venga a la cabeza la marca de la estrella de tres puntas. No es que sea probable, es que no pensar en ella es practicamente imposible.
Hace no mucho tiempo un amigo me invitó a hablar de su "pequeño utilitario". Cuando me he puesto manos a la obra me doy cuenta de que es dificil hablar poco de un camión Mercedes.
Ha sido imposible no caer en la tentación de hablar de uno de mis camiones favoritos de la marca de Stuttgart (por no hablar de turismos, furgonetas) además del tataranieto de este, el Actros 1848 de Juan.
Antes de nada me gustaria contar una historia conocida por todos. Es curioso el nombre de Mercedes. El distribuidor austriaco de automóviles Daimler Emil Jellinek quiso distribuir en exclusiva los automoviles Daimler en Francia, Belgica y EE.UU. con el nombre de su hija, siendo un verdadero acierto.
Pero comencemos por el abuelo de esta saga de dos: Su Majestad D. Mercedes Benz LP 333.
El conocido "ciempies" solo se fabricó entre 1958 y 1960. Este corto periodo de fabricación se debe a que nació para llenar los vacios que dejaba la legislación de 1958 sobre el transporte en carretera en Alemania: Un camión de dos ejes podía arrastrar un remolque de 16 tn. y uno de tres 24 tn. Claro, así nuestro protagonista podía alcanzar las 32 tn. entre carga propia y remolque.
En 1960 con el cambio de legislación y la tendencia más tolerante hizo que se cerrara la producción del "ciempies" o "Millipede". Salieron de Gaggenau 1833 unidades, de las que hoy sobreviven alrededor de una docena, y con escasas posibilidades de que haya alguna en Europa del Sur (la exportación fue de menos de un 5%), salvo un LP-334 que hay en el paraiso de Fuerteventura.
El ejemplar verde sobrevive en el Museo de la marca de Stuttgart y tras su periplo por Alemania corrió sus aventuras por tierras griegas. Monta un motor de casi 11.000 cc3 y tiene una potencia de 200 cv. Sus dos ejes direccionales aguantaban hasta 32 tn. de peso con remolque y entre otras virtudes poseía un novedoso sistema de frenado especialmente eficaz en bajadas (eso si, si no se tenía el tercer eje preparado, se sufría un excesivo degaste de los neumátcos). Como curiosidad decir que en cuadro de mandos tenía un indicativo de la presión de los neumáticos.

La buena idea del LP 333 no se acababa con su producción. Sería el punto y seguido para camiones como el LPS 333 o el LPS 2020 que se presentó en 1966. Pero estos (aunque bellas máquinas) los dejaremos para otras historias..










Pasarian años y llegaría nuestro segundo protagonista: El heredero del trono, el Mercedes Benz Actros 1848.


Recuerdo el mítico programa "Mas que coches" cuando lo hacian de madrugada y salió este modelo. Corría el año 1996 cuando DaimlerChrysler presentaba el nuevo Actros.
Hasta el año 2002 (que fue presentado en el IAA los nuevos Actros) se vendieron casi un cuarto de millón de unidades por todo el mundo (en España se apuntan cifras de 14.000 unidades).
Con una potencia de 480 cv. puede manejar hasta 18.000Kg. Su gran virtud (entre otras) eran sus fiables frenos de disco en todas las ruedas y su mantenimiento llevadero, amén de su consumo estudiado o de su cabina Megaspace LH.
El feliz propietario no deja de lanzar virtudes a su "Merche" y es por ese cariño tán especial que he querido que quede constancia en este modesto blog.

Ah! Por supuesto, espero que me dé un paseito en este gran amarillo.
Comentarios, aventuras y desventuras al correo que está por aqui..
Saludos, Jose Luis.-