martes, 10 de diciembre de 2013

La carretera o el idilio entre máquina y ser humano

Es idílica la imagen de un vehículo por la carretera con un espectacular paisaje y la cara melancólica de su conductor o conductora. Los estereotipos que nos han creado los magos del celuloide son múltiples y variados, vamos, para todos los gustos.
Quizá sea el momento de recordar algunas de las más célebres que a estos dedos le vienen a la memoria...
Lo correcto sería comenzar por el primer enlace entre pantalla y máquina que recuerdo. A mis cortos treinta y pico, es clara esa respuesta: "Over the top" o su extraña traducción al castellano "Yo, el halcón" haciendo clara referencia al nombre del protagonista interpretado por Sylvester Stallone, Linclon Hawk. En esta película aparecen varias escenas de este tipo en varias ocasiones con un añejo Autocar A64 B y en su flamante escena final por un impresionante White WIM 64T.


Pero, como muchas veces ocurre, lo que viene de la meca del cine, ni es nuevo ni es único. Solo hay que ver las impresionantes imágenes de la película "La Fuga de Segovia" con un Pegaso matriculado en Julio de 1976 de Lesaka como protagonista. Si bien la temática puede ser controvertida, no deja de ser una película de rango histórico, pero el fragmento que no atañe discurre entre 1:21:00 y 1:22:12. Juzguen Uds. lo idílico del fragmento.

http://www.youtube.com/watch?v=aJjCTbi3xNs

Ya metidos en harina, como diría un maestro panadero, creo conveniente acercarnos al mundo de la música. Quizá la mejor forma de comenzar sea el mítico "I drove all night" que se escribió para Roy Orbison pero que tan magistralmente estrenaría Cindy Lauper. En el video musical de Cindy (permíteme el tuteo) aparece un Cadillac dos puertas de la serie 75 (1938-1940) y otro espécimen algo deteriorado que bien podría ser un Ford Fairlane o un Mercury de mediados o finales de los 50.



Por contra, en el video homónimo que Roy Orbison interpretó para póstumo álbum, aparece un compungido Jason Priestley junto a una sensual Jennifer Connely que bien podría estereotipar la intención de este artículo... ¿Las máquinas? Una flamante Moto Guzzi de mediados de los 70 y un Ford Galaxie convertible de casi mediados de los 60.


Insistiendo en la palabra y el hecho del estereotipo, no podemos dejar pasar de largo la idea de que sea una mujer la conductora, de carácter fuerte y sobre un descapotable. No es extraño pues que nos venga a la cabeza a Nina Persson cabalgando en pleno desierto a lomos de su Cadillac Eldorado convertible de 1974 a finales de los años 90.


Y si de nuevo extrapolásemos a la "Piel de Toro", no podríamos olvidar mencionar, y creo que es un buen colofón final, a Christina Rosenvigne a lomos de un Mercedes Benz Pagoda descapotable matriculado en abril de 1965 en el que comenzaría Christina su look "femme fatale" que tan bien le sienta.


En breve, mas historias sobre ruedas, que haberlas, haylas...

sábado, 23 de noviembre de 2013

Pegaso Bocanegra de actualidad

Esta tarde me han "wassapeado" una terriblemente magnífica noticia... La prestigiosa revista Transporte Mundial lleva en su páginas no uno, sino dos Bocanegras!!!



Se trata de los ejemplares de ese modelo que en mejor forma se encuentran en todo el Mundo (y parte del extranjero), el ejemplar de Jesús Troner y el de mi buen amigo Marcos "Camionon".


Se reconoce en papel lo que muchos aficionados llevamos en la sangre, recuperar lo que un día nos distinguió del resto: Calidad y fiabilidad... Se rodaba con Pegaso. Marcos y Jesús lo llevan a su máxima expresión.
Ambos protagonistas tienen la suerte de haber caído en muy buenas manos que les garantizarán que hay muchos kilómetros por delante para ellos.
Así que pasen por su kiosco habitual y "devoren" este artículo que seguro les lleva a esbozar una sonrisa... Yo entretanto me pondré las pilas para hacer un almuerzo con la sección levantina de los amigos de los "Clásicos Pesados"... El llamado "Lado Oscuro" que, aunque silencioso, estar, está...

Paul Naschy, Carmen Sevilla y el Pegaso de Madrid

Hace tiempo, cuando empecé a profundizar en el tema de nuestra Pegaso, descubrí que habían varios "Santos Griales" perdidos en el tiempo. No así en la memoria de la historia. Que si el Bacalao, que si el Monocasco, que si este, que si el otro. Nombres y especímenes que desaparecieron cual Myotragus de nuestra fauna.
Este es el caso del Pegaso 5023 CL con carrozado de Ayats, del que sólo se construyeron una docena de unidades, y que cubrió la línea Colón - Aeropuerto de Barajas (Madrid). Un modelo ciertamente bello y que se diferenciaba entre el nutrido tráfico madrileño.
Pues bien, como es sabido por mis palabras en este blog, otra de mis aficiones es el cine. No es que sea un cinéfilo temático, pero si me decanto muchas veces por rarezas o curiosidades. En este punto recuerdo que España fue, desde mediados de los 60 hasta casi los 90 (que me corrijan los expertos), cuna de rodajes de películas de las llamadas "Serie B" incluso "TV movies" o similares. Aquí se venía y se rodaba una película en una semana y si sobraban días se hacía una "S" o una "X" directamente... Así, títulos de culto del cine de terror o de Ciencia Ficción, como "El Caballero del Dragón" (con Fernando Rey y Miguel Bosé), "Slugs, muerte Viscosa" (con Concha Cuetos) o "La invasión de los Zombies Atómicos" (con Francisco Rabal, Maria Rosaria Omaggio o Manolo Zarzo y de la que hablaremos en otra entrada), fueron rodadas en nuestra piel de toro.
Una de estas películas es "La Muerte de un Quinqui" en la que quizá sea de las mejores interpretaciones de Paul Naschy a pesar de que el título destripa el final de la película. En dicha película aparecen dos mitos eróticos de nuestro cine reciente: Carmen Sevilla (en otra gran interpretación) y Julia Saly (musa del cine de terror erótico). En los albores de la misma, descubrí a nuestro protagonista...





No les voy a engañar... Fue una gran alegría encontrarme este tan buscado espécimen en marcha. Una de las pocas grabaciones, quizá la única, que se conoce de este tan peculiar Pegaso.
Les invito a ver la película entera en las que el tópico de "españolada" se rompe para dejar paso a una película que, de haber tenido otra nacionalidad, posiblemente sería admirada por más público.
En breve, más "historia sobre ruedas".

viernes, 25 de octubre de 2013

Manolo, siempre Manolo...

Hace pocos días me encontré con la triste noticia de que Manolo Escobar había faltado. Esbocé una sonrisa y maldije lo malvada y cruel que es la vida por tener fecha de caducidad.

En cuestión de "ruedas" este que escribe (y muchos aficionados) le debemos mucho a dos personas del celuloide, Sancho Gracia y Manolo Escobar. Sancho protagonizó la mejor serie de camiones que se ha hecho en este País mientras que Manolo hizo lo propio con la película "Juicio de Faldas" con sus "Manolos". Bueno, con el permiso de Alfredo Landa y la primera "road movie" española "El Puente".
El caso es que me pasé muchas veladas de mi infancia escuchando los vinilos de Manolo Escobar en casa y claro, las películas, aunque tildadas de "españoladas", en mi casa se veían, y se ven.

El caso es que hace tiempo me di cuenta de que en una de sus películas salía un coche muy especial, de esos que hace que pares la película y digas... Ostras!!! Y lo curioso es que en otra película (ya no de Manolo Escobar) salía casi un hermano gemelo... Aunque eso lo veremos en otra ocasión.

En la película "¿Donde estará mi niño?" aparece por las supuestas angostas carreteras setenteras de Ibiza un flamante Shelby Mustang Convertible (posiblemente) GT 350 matriculado en agosto de 1970. Si tenemos en cuenta la exclusividad de este vehículo, los impuestos y dificultades de la época en España, y la  corta producción de esta serie (1969-1970) comprenderemos lo excepcional de este hallazgo documental. Máxime con el expolio de vehículos americanos, especialmente los Mustang, que sufrió este País durante muchos años y que hizo que muchas de las matrículas nacionales que lucían estos especímenes (y ellos mismos) dejaran de ser españoles y en España.

Además en esta película se disfrutan otros clásicos (como un SEAT 124 "Pamplona" o un Mercedes W-116), además de las interpretaciones de Antonio Garisa, Rafaela Aparicio, la dulce María kosti y Manolo Escobar, entre otros. Para mi un deleite.

Pero veamos al "caballo", el cual demuestra que una rumba le va bien a un californiano...

 


 
 
Manolo Escobar vendió la friolera de 72 millones de discos, su filmografía está entre las más recordadas (y algunas de las más vistas) de este País. Para algunos un ídolo, para otros la voz de España... Para todos y para Siempre, Manolo.

viernes, 11 de octubre de 2013

Just-mymake-Up

Siempre he pensado que uno de los actos más valientes que existen en cuanto a la condición humana es la de enfrentarse a un folio en blanco y, extrapolándolo a nuestro tiempo, a la pantalla virgen. No es que quiera ensalzar este espacio que utilizo, sino que es siempre buena noticia que alguien se enfrente a su pantalla en blanco y venza ese reto: Ser capaz de crear.

Y esto es lo que acaba de suceder en mi ciudad, por cierta persona muy querida y a tecla de todo el mundo, nace "Just-mymake-Up".
Si bien se trata de un espacio sobre un tema muy distinto a mis inquietudes, creo que todo tiene conexión en este universo. Asi pues, extrapolando la teoría de los seis grados de separación de Frigyes Karinthy, "Just-mymake-Up" tiene cabida en este espacio con uno de los mejores ejemplos del glamour sobre ruedas…

 
Efectivamente amig@s, si Penélope Glamour tuviera acceso a la red, seguro tendría estos dos blogs en su barra de favoritos... Asi que no dudéis en pasar periódicamente por "Just-mymake-Up" ya que no os dejará indiferentes y os sorprenderá muy gratamente.
Felicidades Vero por esta aventura. Te deseo que disfrutes con este proyecto, como poco, lo que yo lo hago con el mío…

miércoles, 2 de octubre de 2013

Nena Daconte y Pegaso

Anoche hizo poniente en mi ciudad. No pude pegar ojo y las consecuencias son el terrible sueño que estoy sobrellevando hoy... No obstante, en palabras de "Paco", no hay mal que por bien no venga, y ello me permitió descubrir una pequeña curiosidad que creo que os gustará saber...

Nena Daconte, o Mai Meneses, madrileña de una añada única (como este que les escribe) supo salirse de la etiqueta de "triunfita" y caminar sola por las notas musicales. No voy a negarlo, con esta chica me ha pasado siempre lo mismo, su música de entrada no me ha gustado nunca, pero al final no solo me ha gustado, sino que algunas de sus canciones me han encantado. No hablamos de Pop convencional ni hablamos de la ñoña niña que venden en "Los 40", y eso me gusta. Y más cuando descubro "buceando" en YouTube que su vídeo "Disparé" está grabado en la antigua "Ciudad Pegaso" o en la antigua "Fábrica Pegaso".



No queda claro en la red si fue en la Factoría de Barajas o en la cercana (y propiamente dicha) Ciudad Pegaso en el madrileño Barrio de San Blas. Visto el tipo de sala donde se desarrolla el videoclip, más parece un entorno fabril. En cualquier caso es para mi, y para muchos aficionados, ver como Pegaso no está muerto, sino dormido, y que entre sus paredes suena buena música, como antaño sonaron buenos motores. Y todo ello "Hecho en España".

Bravo Mai...

lunes, 9 de septiembre de 2013

Vinilos y más vinilos...

Sin caer en el llamado recurso fácil, he de volver al tema de la música. Una de mis otras grandes pasiones, como diría el "loco de la colina" en sus inicios radiofónicos.

En un resumen de los grandes éxitos, creo recordar, de 1986, se citaba la portada de un disco como de aquellas que se habían de comprar solo por el deleite de la portada. Créanme que esta aseveración es muy cierta en algunos y especiales casos, siendo el más famoso aquel disco de la "Velvet Undergruond" de cuyo nombre no quiero acordarme.
Y es que en el mundo amplio de las ruedas, como ya hemos visto alguna vez, hay ejemplos paradigmáticos.
Comencemos pues por el que creo que se ha convertido en el mundillo del camión clásico, en el disco de oro. Mientras que algunas páginas de la red y otros medios citaban, tras pasar de moda, a "Los 2 Españoles" como freaky o esperpéntico, el mundo del camión clásico quiere dar la vuelta a este calificativo. En su E.P. "Monumento al camionero" aparece un flamante Pegaso 1086 matriculado en septiembre de 1972. A la consabida denominación de "copla de gasolinera" se le une el acierto por parte del equipo gráfico de Belter de colocar en la portada un vehículo habitual en su época. Además creo necesario hacer un análisis pormenorizado de esta portada y de su contenido en relación a la época. 1972, un año en el que España estaba inmersa en una agonizante dictadura la cual, exaltaba el producto nacional a ultranza (véase el género musical, el tema de la canción y el camión). Lástima de País en el que, hasta épocas muy recientes confundíamos el patriotismo con la vinculación a dichos tiempos pretéritos. Por ello, además por ser objeto de colección a cualquier amante de la música en España en su variante Folk, este disco es pieza fundamental en cualquier relicario de "Pegaso".

 
Pero no es su único ejemplo ni mucho menos de Belter. Si en el anterior ejemplo mostrábamos todos los tópicos posibles en una portada de un disco, se puede rizar más el rizo y añadir un tópico más: Manolo Escobar. Llegados a este punto hay que señalar: Bendito Manolo Escobar. Sus canciones, su look y su forma de ser, han sabido llevar bien alto la enseña de nuestro carácter. Personalmente, la música y películas de este actor son objeto de respeto y admiración. Pero no nos perdamos como su carro y prosigamos en el hilo del post. En su E.P. de la película "Juicio de Faldas" aparece asomado a un Pegaso, que por su chapa y por la película misma, se trata de un Pegaso 1063 A, es decir, el Manolo III.
 
Vamos a hacer una pequeña escisión, de los camiones a los autobuses. En 1977, plena transición democrática en este País y plena época del disco, apareció en “Discobus” de la mano de Novola. Desconozco el tipo de mensaje que quisieron transmitir, no se si modernidad, pero anodino si que era. Y no es que el Pegaso 6050 Monotral, nº 235 de la EMT de Madrid fuera aburrido, sino que un autobús urbano no desprende muchas sensaciones límite que digamos. En fin, el caso es que podemos disfrutar del frontal, trasera e interior de este ejemplar, amén de su música (destacando la “Balada para la soledad de mi guitarra” interpretada por Marisol ya cercana a Pepa Flores).
 
 
Y para acabar, ya regresando al mundo del camión y más en tiempos presentes, nos encontramos con Loquillo y su ya célebre “Yo para ser feliz quiero un camión”. Por ser ya un icono del Rock del presente, es una pieza cotizada. No obstante, más allá de su estética rocker, destacaremos aquí la presencia de un Leyland Comet 75 o 90 en su E.P. comercial, existiendo una versión posterior en la que aparece una similfoto de un camión americano con remolque, quizá un Mack, pero volviendo a caer en tópicos foráneos. 
 
Haber más ejemplos, "haylos", pero eso quizá mejor lo abarcaremos en otra ocasión. Levanten la aguja de su pikú y dejen que se mueva por los surcos del vinilo. Y si es sobre ruedas... Mejor!!!